No hay que fallar a la cita con el dentista - Clinica Dental Rivas y Cuéllar
462
post-template-default,single,single-post,postid-462,single-format-standard,bridge-core-2.4.9,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-23.4,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive

No hay que fallar a la cita con el dentista

No hay que fallar a la cita con el dentista

No hay que fallar a la cita con el dentista

Sabemos que una buena higiene dental pasa, sobre todo, por la prevención. Es por ésto que no debes demorar tus revisiones con el dentista en Parla.

Cualquier dentista en Parla apuesta por la odontología conservadora y es que aquello de «más vale prevenir que curar» en la salud bucodental cobra especial importancia.

Para llevar a cabo sofisticadas intervenciones invasivas siempre estamos a tiempo, ya que, además, los medios puestos a disposición de los dentistas han avanzado grandemente. Pero, es preferible, por ejemplo, que un paciente no necesite una intervención para reponer piezas dentales.

¿Cómo se consigue una salud bucal de hierro? Básicamente, siguiendo unos buenos hábitos de higiene dental y acudiendo puntualmente al dentista.

Si se requieren cuidados especiales en la dentadura (por ejemplo, para curar una enfermedad periodontal o realizar un blanqueamiento), hay que acudir al dentista tantas veces como sesiones haya planificadas en los tratamientos.

Pero, en caso de no manifestar problemas bucodentales específicos, no conviene descuidar la asistencia al odontólogo. Generalmente, este buen estado de las piezas dentales se asocia a unos hábitos saludables y las técnicas de higiene dental apropiadas. Nadie aprendió a seguir esta buena línea solo, sino que dependió, por ejemplo, de que sus padres fueran con él desde bien pequeño al dentista. Por ejemplo, desde el primer año de edad.

Las visitas frecuentes, durante la niñez y adolescencia, contribuyeron a forjar una conciencia en materia de salud bucodental. Una conciencia que el adulto puede ayudar a reproducir con sus hijos. Y, en su caso particular, no hay que confiarse. Cuatro ojos ven más que dos y, en especial, si dos de ellos son los del odontólogo, por lo que vale la pena que la visita sea semestral, en lugar de anual, y aprovechar para una limpieza dental.

Desde Clínica Dental Jerusalén, esperamos haber transmitido correctamente la importancia de las consultas periódicas como garantías de prevención

Sin Comentarios

Publica un Comentario